Los Paseos Reales

Tiempo extra?

En la época de máximo esplendor del reino de Prusia (siglos XVII a XIX), tanto la capital Berlín como sus alrededores, son dotados de numerosos complejos de palacios y jardines para alojar o distraer los miembros de la familia real. De éstos, unos pocos en Berlín y aquellos situados en el área metropolitana de Potsdam sobrevivieron los embates de la convulsionada historia del siglo XX.

En lo que al arte, la arquitectura y la jardinería se refiere, en todos ellos se hallan las obras maestras de los grandes artistas, arquitectos y paisajistas de los últimos 350 años. Si dispone de más de un par de días en la ciudad, permítame mostrale lo que está en el camino de los “Paseos Reales”:

 

 

PR1 – Palacio de Charlottenburg

Desde la muerte de su creadora, Sophie Charlotte von Hannover en 1705, el palacio de Charlottenburg se convierte en la residencia oficial de verano de la familia Hohenzollern en el área de Berlín. Construidos en un lapso de poco menos de 3 siglos, los edificios destinados a los diferentes monarcas prusianos, el “Castillo Viejo” (Altes Shloss), la “Nueva Ala” (Neue Flügel), el Pabellón de Verano, el Mirador (Belvedere), el Mausoleo Real y el idílico jardín palaciego, son parte del ensamble patrimoniado por la Unesco.

 


PR2 – Palacio de Schönhausen

Inicialmente fuera de los límites de la entonces capital del reino, Schönhausen, fue la morada oficial de la reina Elizabeth Christine, la infortunada esposa del legendario Federico II de Prusia (Federico, “el Grande”). En la posguerra, el palacio será la sede de la presidencia y casa de huéspedes para los invitados del régimen de Alemania Oriental (RDA).Visita guiada en los interiores y jardines.

 


 

PR3 – Isla de los Pavorreales (Pfaueninsel)

Una isla, de las muchas en el curso suroccidental del río Havel en Berlín, verá el surgimiento de un castillo de verano y jardines que constituirán el primer Jardín Zoológico de Prusia a mediados del siglo XVIII: Pfaueninsel. Además de exóticos pavos reales que se desplazan “a sus anchas” por la isla que lleva su nombre, un llamativa fauna y flora locales hacen el deleite de los visitantes a esta reserva protegida.


 

PR4 – Palacio de Klein Glienicke

El capricho del príncipe Carl von Preußen, uno de los hermanos del emperador Guillermo I, con su “parque inglés”, el casino y el actual museo, también goza del status de “Patrimonio Cultural de la Humanidad” otorgado por la Unesco. Localizado en uno de los lados del puente más antiguo de la región (Glienicke Brücke), el palacio y el área circundante, serán uno de los “puntos candentes” en el período de la  Guerra Fría.


 

 

PR5 – Palacio de Sanssouci

El castillo donde Federico II (el “Grande”) quiso vivir “sin preocupaciones”, es el punto de partida para un complejo palaciego y de jardines que abarca más de 240 hectáreas al norte de la “ciudad vieja” en Potsdam.

Sin haber sido afectado por las incidencias de la Segunda Guerra Mundial, hoy, todo el conjunto (museos, monumentos y jardines) es como un gigantesco imán que atrae la atención de visitantes del mundo entero.

A su elección, visitas guiadas en los interiores tanto del palacio original (Sanssouci), como en los palacios “Nuevas Cámaras” (Neue Kammern),  “Casa de Té” (Chinesisches Haus) o el “Palacio Nuevo” (Neues Palais).

 


PR6 – Los “Nuevos Jardines”

Afecto a la compañía de toda clase de damas desde muy temprana edad, Federico Guillermo II de Prusia comisiona a los arquitectos de la corte un conglomerado de estructuras que servirán para consolidar su debilidad tanto por el sexo feminino como su fascinación por lo oculto. Con miras a disfrutar de los placeres de la vida sin ataduras de ningún tipo, será la mujer más importante en su vida – dicho sea de paso, ni su esposa, ni su Madre y hermanas – la razón para la erección del ensoñador Palacio de Mármol (Marmorpalais), la exótica Palmenhaus (Invernadero Real) y la misteriosa pirámide en el centro del conjunto.
Los Nuevos Jardines (Neuer Garten), el “secreto a voces” del monarca con la más corta administración en la historia del reino, son una gema de la arquitectura de paisajes de los siglos XVIII y XIX.